Algunas curiosidades sobre las chinchillas

Las chinchillas son una de las mascotas que más se están poniendo de moda. No es raro ver a parejas y familias preguntando por ellas en una franquicia tienda de animales. Y no es de extrañar, puesto que son unos roedores adorables que pueden hacernos mucha compañía.

Como con todos los animales exóticos, existen tiendas que se encargan de venderlas, y criaderos que también las comercializan. Por supuesto, nosotros recomendamos siempre el proceso de adopción, ya que la vida de un animal no debería estar valorada con dinero.

A continuación, queremos contarte algunos datos y curiosidades sobre las chinchillas:

  • Tienen el pelaje más espeso entre todas las especies terrestres. De hecho, hay 20.000 pelos en cada centímetro cuadrado. Esto tiene sentido si tenemos en cuenta que las chinchillas son presas; por eso, se trata de un sistema de defensa: cuando el depredador lo atrapa, la chinchilla escapa corriendo, y el depredador se queda con el mechón de pelaje en la garra.
  • Se dice que su nombre, chinchilla, proviene de la lengua quechua y significa “fuerte, silencioso y pequeño”.
  • Se comunican empleando una amplia variedad de grito y carrisquejos de dientes. Son capaces de realizar desde un trino reposado y cariñoso hacia una posible pareja y hasta una especie de ladrido agresivo que emiten cuando se sienten en peligro. Además, las crías saludan a sus padres con un canto agudo, habitualmente, para darles a entender que tienen hambre.
  • Se suele utilizar como animal de referencia y modelo en la investigación del sistema auditivo, ya que gozan de un rango de audición muy amplio.
  • Necesitan darse baños de polvo o arena específica un par o tres de veces por semana, ya que así se deshacen del aceite y la humedad que se fijan en su pelaje.
  • Su cantidad de pelo ya te lo indica, pero son animales preparados para soportar temperaturas muy bajas. Por ello, son poco tolerantes al calor; a partir de los 26º de temperatura, hay que tener cuidado, pues puede provocar su muerte. Así pues, lo ideal es mantenerlas a la sombra en verano, en una habitación con aire acondicionado, pero protegidas de cualquier tipo de corriente.

Ahora que sabes un poco más sobre las chinchillas, es posible que te hayas enamorado de ellas. Como te decíamos más arriba, hay refugios que se dedican a recogerlas y buscarles un hogar, por lo que te puedes poner en contacto con ellos si deseas iniciar un proceso de adopción. Asegúrate de informarte adecuadamente antes de hacerlo