Cómo escoger a un buen gestor

Escoger a un buen gestor es todo un reto. Las grandes empresas suelen contar con departamentos propios de contabilidad e impuestos para tratar cualquier asunto relacionado con las cuentas de la compañía. Y los profesionales de estos departamentos son quienes se encargan de que la empresa para la que trabajan paguen lo menos posible a Hacienda, siempre (teóricamente), de manera legal.

Sin embargo, si hablamos de pymes, lo más habitual es que estos servicios se contraten de manera externa. Las nóminas, las altas y las bajas, los impuestos…

Encontrar una asesoría es fácil. Por ejemplo, si tu empresa se ubica en Barcelona, bastará con buscar en Internet algo como “gestoría Barcelona” o “asesoría Barcelona”. Además de esto, te damos una serie de consejos para que escojas bien:

Busca un gestor especializado

Si tienes una inmobiliaria y acudes a un gestor especializado en restaurantes, algo podría ir mal. Por ello, es mucho más adecuado contratar a alguien que ya tenga experiencia en tu sector, ¿no crees?

Vigila la calidad del servicio desde buen principio

Aunque pueda sonarte extraño, algunas firmas de contabilidad sólo están totalmente operativas en época de impuestos. Después, dejan la empresa en manos de trabajadores parciales y becarios. También, mucho cuidado al escoger a un buen gestor, porque los gestores que tienden a subcontratar servicios, dado que siempre resulta más provechoso conocer en persona a quien se encarga de nuestro trabajo.

Y ojo con los gestores que piden sin parar documentos de diferente índole y listados de la empresa, dado que el buen gestor facilita la tarea del empresario, no la dificulta.

Escoger a un buen gestor

Básicamente, podemos encontrar al conservador y al agresivo. El primero evitará problemas, incluyendo auditorías, pero sale más caro. Por otro lado, el agresivo puede ser más beneficioso a nivel económico, pero también puede causar problemas a largo plazo.

Cuánto cobra un gestor

Algunos, cobran por horas. Otros, ofrecen facturas planas. Si quieres tener bien controlada tu contabilidad, lo ideal es la segunda opción. Si sólo quieres los servicios de un gestor en la temporada de impuestos, la primera opción bastará.

Como ves, no se trata de algo realmente complicado, pero sí debemos pensarlo con calma. Es un tema delicado, teniendo en cuenta que hablamos de la economía de la empresa y posibles soluciones o problemas, por lo que hay que estar siempre ojo avizor.