sello-automatico

Cómo funcionan los sellos automáticos

Hasta hace algunas décadas, el sellado de documentos se hacía manual, utilizando por supuesto el sello de goma que se humedecía en una esponja impregnada con tinta de color por lo general azul o negro, o también con sellado en seco.  Esto ha cambiado en los últimos años con la introducción de los sellos automáticos (llamados también autoentintadores). Pero ¿qué es el sello automático?

Pues es un tipo de sello con un simple sistema que entinta la goma del sello al mismo tiempo que lo estampamos en lo que queremos, y aun así estará listo para la siguiente vez que lo utilicemos, ya automáticamente entintado. De allí deriva su otro nombre.

El funcionamiento de los sellos automáticos es realmente sencillo; dentro de ellos tienen un depósito que está lleno de tinta, el cual está ligado directamente a una esponja,  y esta esponja es la que pasa la tinta al sello. Entonces, cuando presionamos el sello hacia abajo para estampar la imagen en el papel, se acciona todo este mecanismo y es así como logramos el sellado.  

Podremos sellar cuantas veces queramos mientras el depósito de la tinta se encuentre lleno. El funcionamiento de los sellos automáticos es prácticamente igual en todos, a excepción de los numéricos, que contienen otro mecanismo que nos permite modificarlo de acuerdo a la fecha que deseemos estampar.  Están los fechadores que son aún más completos y que incluyen el mes y el día para modificarse.  Una de las ventajas del sello automático es eso, que hacen casi prácticamente todo, además de que ocupan menos espacio, y son portátiles, sin necesidad de tener a mano la esponja con tinta, lo que a su vez te ahorra el dolor de cabeza de cualquier derrame de tinta, manchas o exceso de tintado. Ahorra tiempo, pues es posible sellar una gran cantidad de documentos sin hacer mayor movimiento, más que la presión del sello. 

Los sellos numerados cuentan con un mecanismo que los mueve automáticamente, por lo que no debemos preocuparnos de hacer el cambio manual cuando sellamos documentos numerados.

La desventaja que pueden suponer los sellos automáticos es que no tienen un diseño muy ergonómico, por lo que, si sellas una gran cantidad de documentos por periodos de tiempo prolongados, puedes llegar a experimentar dolor en la mano o los dedos. Esto es debido a la presión que debes ejercer para estampar la imagen, número o fecha.

Los sellos automáticos pueden ser adquiridos en cualquier papelería o tiendas especializadas, sin embargo, también podéis recurrir a ordenarlos en línea, puesto que existen sitios en la web que se dedican a la elaboración de sellos. Esto te supondrá un ahorro de tiempo, pues podrás comprar el sello desde casa.