La importancia de la cadena de frío

La importancia de la cadena de frío

La importancia de la cadena de frío

Hay muchos tipos de productos que deben estar bajo condiciones o temperaturas cuidadosamente controladas en todo momento. La comida, por ejemplo, tiene que estar bajo condiciones estrictas. Los alimentos y productos congelados, para ser más específicos, deben permanecer en condiciones de congelación durante el proceso de envío. Los mariscos, que es uno de los principales tipos de alimentos perecederos que se exportan ampliamente, también son altamente sensibles a la temperatura. Si estos artículos simplemente tienen que ser entregados en un área local o deben enviarse al extranjero, es importante que estos productos se mantengan en un lugar de almacenamiento o en un lugar con temperatura o clima cuidadosamente controlados e ininterrumpidos a través de transportes frigoríficos.

 

La cadena de frío es el sistema formado por cada uno de los pasos que constituyen el proceso de refrigeración o congelación necesario para que los alimentos perecederos o congelados lleguen de forma segura al consumidor. La cadena de suministro tiene que ser ininterrumpida y de temperatura controlada que consta de varios procesos de almacenamiento y distribución. Para muchos productos sensibles a la temperatura, esta cadena puede comenzar incluso durante su etapa de producción.

 

Esta cadena de suministro también es importante en la industria farmacéutica y química. Los medicamentos, las vacunas y otros productos biológicos también deben permanecer en una cadena de frío ininterrumpida en cualquier momento durante el proceso de transporte o distribución, e incluso antes. Tales productos sensibles a la temperatura pueden volverse fácilmente ineficaces, sin valor e incluso dañinos si hay un cambio en la condición climática de su almacenamiento antes y durante su proceso de distribución.

 

Para garantizar que esta cadena de suministro se mantenga, muchos expertos de la industria recomiendan el uso de materiales de empaquetado con contenedores de temperatura controlada durante todo el proceso de transporte o envío.

 

A continuación descubre algunos materiales de empaquetado de la cadena de frío conocidos que están disponibles en el mercado:

 

Contenedores aislantes: estos contenedores vienen en diferentes tamaños y variedades y se pueden utilizar para enviar y transportar diversos tipos de productos. Estos contenedores pueden ayudar a hacer que cualquier cadena de frío sea más simple, más flexible, rentable y exitosa.

 

Envíos de poliuretano o cajas de espuma: estos contenedores son ideales para el envío de productos que necesitan estar en temperaturas frías o bajas a moderadas. Los bienes sensibles a la temperatura se pueden colocar de manera segura en estos contenedores para cualquier viaje o duración de envío que dura de uno a seis días.

 

Paquete de gel: estos paquetes de gel se colocan dentro de contenedores aislados para ayudar a mantener la temperatura necesaria del producto de la cadena de frío.

Jorge Tresjuncos