LICENCIA DE ACTIVIDAD

¿Qué es una licencia de actividad?

Una licencia de actividad es un tipo de autorización legal para operar un negocio en una Ciudad o  Provincia. Incluso, algunas licencia puede ser necesaria a nivel de Comunidad Autónoma. Normalmente emitida en forma de documento, la licencia otorga al propietario de una empresa el derecho a realizar actividades empresariales según lo establecido en la solicitud de licencia.

¿Cuáles son los requisitos para obtener una licencia de actividad?

Los requisitos para una licencia de negocio varían según la ciudad o la provincia. En la mayoría de casos, cualquier persona que ya tenga una empresa funcionando debe obtener una licencia para su actividad comercial. Por otra parte, algunas áreas permiten que los negocios caseros más pequeños operen sin la necesidad de una licencia. Estas pequeñas empresas podrían incluir consultoría, diseño web, entre otros.

¿Necesito una licencia de actividad?

Si necesita o no una licencia de actividad puede depender, en ciertas áreas, del tipo de negocio que planea operar. Por lo tanto, es importante poner un poco de tiempo y energía en la investigación de los requisitos para su área en particular. Encontrar esa información suele ser relativamente fácil, involucrando una llamada telefónica o una visita a su ciudad o la oficina del Ayuntamiento, o a una empresa dedicada a la consultoría y asesoramiento en cuanto a licencias de actividad se refiere. En Barcelona encontrarás a DosG, empresa que se especializa en la tramitación de licencias de actividad.

Aunque algunas áreas pueden no requerir que las empresas basadas en el hogar obtengan licencia de actividad, es arriesgado suponer que no se requerirá una licencia.

¿Cuáles son los tipos de licencia de actividad que existen en Barcelona?

En Barcelona hay 2 tipos principales de licencia de actividad:

Comunicación de apertura tipo III.3

Este tipo de permiso es tramitado a través de una declaración responsable que se acompaña de planos justificativos de la normativa y una memoria. Los planos deben ser elaborados por un técnico facultado. La inspección de entidad de control no es requerida. Luego de haber entregado la documentación al Ayuntamiento, ya es posible proceder a la apertura de la actividad.

Comunicación de apertura tipo III.2

Este tipo de trámite exige un proyecto preparado por un técnico facultado en materia, así como también requiere una inspección de una entidad de control que compruebe que el proyecto redactado, los acomodamientos del local y la normativa de aplicación se corresponden entre ellas. Con un informe favorable, se procede a la comunicación de la apertura de la actividad en el Ayuntamiento (es decir que ya se puede abrir puertas) y éste a su vez,  deberá extender una respuestas favorable, y poder así disponer de la licencia de actividad otorgada sin requerimientos.

Para ambos casos sin embargo, el ayuntamiento siempre se reserva el derecho de llevar a cabo una inspección en el local con el propósito de comprobar que toda la documentación que se presentó vaya acorde con la realidad.

Siempre es mejor “curarse en salud” y consultar si necesitamos o no una licencia, recalcamos la importancia de consultar a alguna empresa encargada en este tema ya que tendrán más por la mano toda la documentación necesaria.