Preguntas frecuentes sobre la declaración de la Renta

Cada año, surgen las mismas dudas sobre la declaración del IRPF. Y, salvo que hayas buscado una buena gestoría en Barcelona –o cualquier otra ciudad- que se encargue de todo el trámite y papeleo, es probable que estas dudas vuelvan o que nunca hayas conseguido resolverlas.

Por todo esto, hemos decidido contestar a las dudas más frecuentes que surgen cada año:

¿Cuándo tengo la obligación de hacer la declaración?

En general, podemos decir que todas las personas con rentas superiores a 22.000 euros brutos anuales. Sin embargo, en caso de que hayas tenido dos o más pagadores, y se hayan percibido más de 1.500 euros de éstos, esta cantidad baja hasta los 12.000 euros brutos anuales.

¿Tengo que declarar el dinero del paro?

Sí. De hecho, se considera como un pagador más, como una empresa más. Por lo que se contará a la hora de establecer el límite para la obligación de presentar el IRPF del que hablábamos en el punto anterior.

Si he alquilado mi casa, ¿puedo seguir desgravando la hipoteca?

La deducción por adquisición en el IRPF se limita a la vivienda habitual. Si alquilas tu casa, se entiende que ya no es tu residencia habitual, por lo que pierdes este derecho a deducción.

He vivido en dos comunidades distintas a lo largo del año. ¿En cuál presento el IRPF?

La declaración se debe presentar en la comunidad en la que hayas vivido durante más tiempo a lo largo del año.

Si hice la declaración el año pasado, ¿tengo que hacerlo cada año?

No, si no llegas al mínimo establecido. Por haberla presentado un año, no existe ninguna obligación de hacerlo el siguiente, pese a que se trata de una equivocación muy común pensar que es así.

¿Cuándo puedo hacer la declaración conjunta?

La pueden realizar las personas casadas y los miembros de la unidad familiar, que incluye a padres e hijos menores de 25 años. Sin embargo, no siempre conviene hacerla de este modo.

Si presentas antes la declaración, ¿te paga antes Hacienda?

Aumentan las posibilidades de que esto sea así, pero lo cierto es que no tiene por qué. Así que no te asustes si la presentaste muy pronto y no recibes la devolución hasta diciembre, puesto que el plazo del ingreso de devolución incluye hasta el último día del año.