¿Cómo mejorar el acento en un idioma extranjero?

¿Cómo mejorar el acento en un idioma extranjero?

¿Cómo mejorar el acento en un idioma extranjero?

Aprender un idioma en el extranjero  en la edad adulta no es tan sencillo como en la niñez o la juventud, sobre todo en lo que respecta a la adquisición del acento. Esto se debe, entre otros factores, a que los músculos del aparato fonador se han consolidado para realizar los sonidos del idioma materno y las conexiones cerebrales correspondientes también se han asentado. Como consecuencia, nos resulta complicado readaptar estos músculos para emitir sonidos que no existen en nuestra lengua.

De hecho, aunque nos esforcemos por tener una dicción perfecta, a menudo los nativos que nos escuchan se dan cuenta de que tenemos un acento extranjero. En ocasiones este acento llega a ser tan fuerte que resulta difícil comprender el mensaje que deseamos transmitir. Esto significa que aprender un idioma extranjero no solo implica apropiarse de la construcción gramatical de las frases y del vocabulario sino también hablar mucho.

aprender inglés en el extranjero

Cinco consejos para perfeccionar el acento

Ante todo, es importante ajustar nuestras expectativas. Debes ser consciente de que es prácticamente imposible imitar a la perfección el acento de un idioma extranjero, a menos que lo hayamos aprendido antes de los seis años o que hayamos nacido en una familia de padres bilingües. Aún así, podemos mejorar mucho y lograr que el acento materno desaparezca casi por completo. ¿Cómo logarlo?

  1. Practica con un nativo. La mejor opción para perfeccionar el acento en una lengua extranjera consiste en practicar con un nativo. Por eso muchas personas deciden aprender el idioma en el extranjero, donde todos los días tienen la posibilidad de practicar el acento e imbuirse en los sonidos locales.
  2. Escoge un acento. La mayoría de los idiomas se hablan con diferentes acentos. De hecho, éste incluso varía de una zona a otra del país. Por ejemplo, el acento del inglés norteamericano es muy distinto del británico e incluso dentro del propio Estados Unidos existen diferencias entre los estados. Por eso, deberás elegir el acento que te resulte más fácil o el que necesitarás utilizar más.
  3. Escucha música. No hay nada como la música para apropiarse de un acento extranjero. De hecho, si prestas atención, notarás que cuando cantas en otro idioma tienes mejor acento que cuando hablas. Al cantar en otra lengua, vas entrenando los músculos del aparato fonador de una manera divertida y sin la presión que suelen implicar las conversaciones.
  4. Mira películas en idioma original. Las imágenes de los filmes nos ayudan a comprender los mensajes, nos permiten captar el sentido, aunque no seamos capaces de comprender cada detalle de la frase. Además, también son una excelente herramienta para acostumbrar el oído al acento local y para aprender expresiones jergales.
  5. Repite, repite y repite. La clave para dominar un acento radica en practicar, por lo que tendrás que deshacerte de la vergüenza y lanzarte a hablar, aunque al principio te cueste trabajo. Cuando estés solo puedes repetir las palabras que te resulten más difíciles, hazlo hasta que su sonido te convenza. De hecho, repetir en voz alta no solo te ayudará a mejorar el acento sino también a memorizar las frases.
Jorge

Blogger y empresario, escribo sobre negocios, PYMES, emprendedores, Marketing e Internet... ¿Nos seguimos?