Cómo optimizar el embalaje de tus productos

Cómo optimizar el embalaje de tus productos

Optimizar el embalaje de sus productos puede influir de forma decisiva en la rentabilidad de su empresa, al permitirle reducir costes de embalaje y desperfectos en los productos durante el transporte..

El embalaje óptimo

La optimización de un embalaje sólo puede conseguirse para un producto determinado con unas condiciones de distribución determinadas ( tipo de manipulación, de transporte, normativas legales, sostenibilidad,…) e implica minimizar el coste total del sistema de embalaje. En este incluímos su propio coste y los costes derivados de los daños a los productos durante el transporte.

caja de cartónAunque, está claro, que no presenta los mismos requisitos y condicionantes de embalaje un fabricante de electrodomésticos, uno de material de construcción o fabricante de material médico o tecnológico, tanto por sus costes como por complejidad técnica

Para optimizar el embalaje de sus productos debe realizar un estudio concienzudo del producto y la cadena de dsitribución. Es el primer paso para evitar sobrecostes: por exceso de embalaje (sobreembalaje) o por falta de protección ( logística inversa).

El producto a proteger:

La naturaleza del producto ( peso, robustez, nivel de resistencia, necesidades de conservación…,) condiciona los requisitos y va haciendo más complejo el embalaje.

Los productos más pesados y robustos pueden recurrir a embalajes más simples ( plástico, cajasde madera y cartón,…) mientras que productos tecnológicos, médicos, de alimentación,… pueden requerir embalajes más complejos:   resistencia a humedad, temperatura constante, baja humedad,..) para resistir los diferentes factores que pueden alterar el producto su ciclo logístico.

La cadena de distribución

Es importante definir los riesgos que va a correr y los esfuerzos que va a soportar el embalaje-producto durante el almacenaje, manipulación y transporte para definir los requisitos estructurales y funcionales que garanticen un grado óptimo de protección frente a:

Factores climáticos:

Las condiciones climatológicas desfavorables que pueden darse a lo largo de la cadena de suministro  pueden afectar tanto el embalaje como al producto: humedad, temperatura,…provocando la aparición de mohos, condensación, rotura de cajas de cartón,…

Factores mecánicos:

Golpes, apilado, vibraciones,..a los que los embalajes se verán sometidos durante su almacenaje y distribución.

Entre los más comunes encontramos:

La  compresión del embalaje apilado durante un espacio de tiempo, sobre todo para embalajes paletizados. Por ello,es importante realizar ensayos de compresión estática que permiten conocer el comportamiento del embalaje ante cargas estáticas aplicadas durante largos periodos de tiempo.

Los impactos. Hemos de tener en cuenta que a lo largo de la cadena logística el embalaje-producto va a sufrir todo tipo de golpes durante la manipulación (caídas), el almacenaje ( caídas, golpes) y el transporte ( caídas, golpes ).

La realización de ensayos de caída nos ayudará a detectar los “elementos críticos” del sistema, es decir, aquellos elementos del producto más susceptibles de romperse por el impacto de una caída a una altura normal de manipulación.

Las vibraciones durante el transporte, también pueden afectar al producto sino se tienen en cuenta.. Es importante conocer la frecuencia natural del producto ya que cuando el conjunto formado por producto y embalaje alcance esta frecuencia ( lo que puede durante el transporte), entrará en resonancia y vibrará con intensidad amplificada, favoreciendo la aparición de rozaduras o, incluso, roturas del embaje.

Sostenibilidad ambiental y económca

Cada día se exige más el uso de materiales sostenibles y respetuosos con el medio ambiente (biodegradables, renovables, reutilizables, recicables, compostables,…).Aumenta la demanda de certificados y ecoetiquetas específicos por parte de las empresas usuarias de envases y embalajes.. Y las auto-declaraciones de algús aspecto ecológico del embalaje ( exento de cloro, material reciclado,…)

Sostenibilidad económica
Una de las tendencias que actualmente están adquiriendo mayor importancia en el sector logístico es el denominado factor de peso dimensional Dimensional Weight Factor (DIM factor), que permite calcular el peso dimensional de un objeto y viene representado por el volumen de un determinado embalaje permitido por unidad de peso.

Cada vez, mas empresas de transporte aplican este factor asignando un peso mínimo por unidad de volumen en su factura, lo que les garantiza un margen de beneficios. De ahí que la selección de materiales y diseño estructural del sistema de embalaje adquiera especial relevancia a la hora de reducir estos costes.

ta aquí hemos visto, una serie de consideraciones que tenemos que tener en cuenta a la hora de diseñar un embalaje óptimo para un producto y un ciclo de distribución.

El diseño del embalaje y su validación.

Para transformar toda la información que hemos obtenido sobre el producto y la caden logística  en variables cuantificables se utilizan factores de reducción, que permiten la evaluar la resistencia del embalaje bajo el efecto de parámetros como el peso, el tiempo de almacenamiento, vibraciones, humedad, mosaico de paletización,….para conocer la idoneidad de un determinado sistema de embalaje frente a diferentes riesgos y así como identificar posibles mejoras de su diseño estructural.

Una vez construido el embalaje industrial óptimo para un determinado producto, la etapa final es la validación del sistema mediante una simulación del proceso de distribución en condiciones controladas de laboratorio ( hay diversas normativas: ISO, ASTM, ISTA ) lo que permitirá profundizar en la información para mejorar el embalaje o realizando un envío real de la mercancía a un destino seleccionado, con lo que reproduce un escenario muy concreto y difícilmente nos permitirá conocer insitu el origen de un posible fallo.

 

Jorge

Blogger y empresario, escribo sobre negocios, PYMES, emprendedores, Marketing e Internet... ¿Nos seguimos?