¿Cuál es el mejor momento para hacer reformas en la oficina?

Por fusión de la empresa con otros grupos, por aumento de personal y crecimiento de la empresa, por renovación de la imagen de marca o por simple antigüedad de las instalaciones, son muchas las causas que pueden motivar la necesidad de realizar obras de mejora en una oficina.

Sabemos que por ser obras que llevan varios días no hay un momento ideal en el que poder llevarlas a cabo sin causar molestias a los empleados, a clientes y al ritmo normal de la oficina. Los obreros entran y salen, causan ruidos, se instalan casetas de obra en espacios que antes estaban vacíos… sin embargo, en este post te damos algunos ejemplos para que puedas escoger el momento más idóneo.

En verano

El verano suele ser el mejor momento para llevar a cabo este tipo de obras, ya que sobre todo en agosto buena parte de la plantilla de empleados está de vacaciones. También están de vacaciones proveedores y clientes, por lo que las visitas a las instalaciones también se reducen al mínimo.

Por esa razón, muchas empresas optan por el mes de agosto para llevar a cabo obras en la oficina, ya que solamente incomodarán a una mínima parte. Y en caso de colegios y otras entidades educativas, por ejemplo, directamente la actividad está paralizada durante estos meses.

En períodos de temporada baja

dos-trabajadores-que-instalan-un-enchufe-de-pared_23-2147743093

Sin embargo, el punto anterior plantea algunos problemas. ¿Qué pasa con aquellos sectores que tienen su temporada alta justamente en verano? Hablamos del sector turístico, hotelero, gran consumo, instaladores de piscinas y productos de jardín…

Todos ellos no pueden permitirse detener su actividad laboral durante el verano para poder acometer obras de mejora y que, por tanto, deben buscar el período de mínima actividad.

Durante los fines de semana o fuera del horario laboral

Hay muchas situaciones en las que debido al carácter urgente de las obras, las empresas no pueden permitirse esperar hasta un momento más propicio para hacer la reforma. Es por esa razón que siempre se puede negociar y plantear a la empresa de construcción si es posible acometer estas mejoras una vez que ha finalizado el horario de oficina o durante los fines de semana.

En este caso las obras seguramente se prolonguen más de lo habitual, pero no interferirán lo mínimo posible en el trabajo diario y buen funcionamiento de la oficina.

En cualquier caso, es importante que también tengas en cuenta las necesidades de los propios trabajadores encargados de realizar la obra, ya que ellos también tienen su periodo de vacaciones, sus temporadas de mayor carga de trabajo y derecho a descansar los fines de semana.